En este momento estás viendo Gastos deducibles por alquiler en Airbnb: ¿cuáles son?

Gastos deducibles por alquiler en Airbnb: ¿cuáles son?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

¿Quieres saber cuáles son los gastos deducibles por alquiler en Airbnb? Si tienes un inmueble o vivienda que destinas al alquiler con fines turísticos o vacacionales, lo más probable es que apuestes por plataformas como Airbnb o semejantes para promocionar tu vivienda. Ello es así porque estos sitios web sirven como una excelente vitrina de exposición a tu vivienda en alquiler.

Sin embargo, como arrendador, necesitas saber que usar estas páginas tiene un costo. Por ello, y para ayudarte a ajustar de mejor manera tus declaraciones fiscales, te explicaremos cómo se realiza la gestión de los gastos deducibles por alquiler de una vivienda en Airbnb. Con ello, podrás realizar tus actividades de alquiler teniendo todo en regla con Hacienda y pudiendo hacer la declaración de la Renta siguiendo la legalidad correspondiente.

Gastos deducibles sobre alquiler en Airbnb: ¿qué dice la ley?

En principio, debes saber que el alquiler de una vivienda con fines turísticos o vacacionales, puede darse de dos modos: con servicio asociado o sin servicio asociado. En caso realices el alquiler con servicio asociado, entonces los rendimientos obtenidos se consideran rendimientos de actividades económicas a efectos del IRPF. Este, por sus siglas Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, se aplica para dichos casos. Sin embargo, en caso se realice el alquiler sin servicio asociado, la consideración la tienen en rentas del capital inmobiliario y tributan también por el IRPF.

En otros términos, si tienes una vivienda y la ofreces en alquiler por Airbnb, debes declarar de forma obligatoria la ganancia obtenida por dicho servicio. Sin embargo, según la norma, también te puedes acoger a deducciones aplicables según el caso.

¿Los gastos de alquileres Airbnb son deducibles?

Una duda común entre los arrendadores es si los gastos de alquileres en Airbnb son deducibles. Y sí, lo son, aunque dado el caso, nos podemos encontrar con dos causas diferentes.

El primer caso aplica para quienes realicen un alquiler vacacional de forma particular. En este caso, se tributan los ingresos como rendimientos del capital inmobiliario. En tal sentido, solo es posible que desgraves aquellos gastos que se vinculan de forma directa con dicho piso o casa.

Ahora bien, en caso te hayas dado de alta como autónomo y te dediques de forma extensa al alquiler turístico, todas las ganancias obtenidas son rendimientos de actividades económicas. Para el caso presentado, se desgravan los gastos que estén vinculados con la vivienda, así como los gastos relacionados con la actividad de alquiler propiamente dicha. Por colocar un ejemplo, las cotizaciones a la Seguridad Social o aquellos gastos que se relacionen con tener un empleado contratado, son gastos que aplican para este caso.

¿Cuáles son los principales gastos deducibles por alquiler en Airbnb?

Ahora bien, para ayudarte a entender cuáles son los principales gastos deducibles por alquiler en Airbnb, debes saber que los más importantes se relacionan de forma directa con el inmueble. Claro está, este es solo uno de ello y el más relevante. Sin embargo, te recomendamos que aún así guardes todas las facturas o justificantes de los mismos durante al menos cuatro años. Ello sirve para que puedas acreditar, ante Hacienda, que dichos gastos existen. Así, podrás salir bien librado en caso Hacienda decida realizarte un procedimiento de control o inspección.

Además del gasto del inmueble tal cual, otros gastos deducibles son los siguientes:

Comisiones de Airbnb

Obviamente, la plataforma Airbnb, así como otras similares, ofrecen su servicio y cobran una comisión por ello. Así, en caso un huésped o turista escoja tu vivienda para alojarse por medio de Airbnb, la web te cobrará, como arrendador, un porcentaje del precio que figura en su página o que acuerdes con el arrendatario.

Al ser un gasto considerado necesario para llevar tu actividad de alquiler vacacional o turístico, pueden deducirse con total normalidad.

Gastos de reparación

Los gastos de reparación también forman parte de los gastos deducibles de tu servicio de alquiler. Esto es así porque el ofrecimiento de un buen servicio de alquiler requiere que el inmueble o casa esté en las mejores condiciones posibles. Para ello, es necesario hacer labores de reparación, mantenimiento, pintura y demás que permitan mantener la casa en buen estado.

Así, dichos gastos pueden deducirse en la declaración de la Renta. Por lo tanto, es un punto más a considerar cuando hagas tu declaración en Hacienda.

Intereses de financiación

Este gasto deducible aplica en caso el inmueble o vivienda haya sido adquirido mediante un préstamo bancario. Así, el dueño puede deducir tanto los intereses como los gastos que se asocian con dicha hipoteca.

Otro punto importante es que también se puede acceder a dicha deducción en caso se realicen obras de mejora para la casa a alquilar, siempre que se paguen mediante un préstamo.

Amortización del inmueble, muebles y enseres

Aunque en realidad la amortización no es un gasto como tal, para Hacienda se admite como deducción. Ello es así porque se busca compensar la pérdida del valor del inmueble, algo que se da irremediablemente con el paso de los años.

De este modo, el propietario puede deducir de lo que obtenga a partir del alquiler vacacional, una cantidad correspondiente al 3% del coste de adquisición del inmueble. También puede aplicarse a su valor catastral. Decidir entre uno y otro depende de cuál es el de mayor valor.

En el caso de los bienes muebles y enseres que se encuentran en la vivienda usada para alquiler, la deducción por amortización corresponde al 10%. Además, esta deducción puede realizarse como máximo durante 10 años.

Suministros de la vivienda

Para el caso de un alquiler vacacional, el pago de los suministros los realiza siempre el propietario, entendiendo suministros como servicios de agua y luz. Por ello, este gasto se considera deducible en los alquileres mediante Airbnb. Sin embargo, hay que considerar que dicha deducción solo aplica para el tiempo en el que la vivienda fue ocupada, precisamente, por los huéspedes.

Una de las ventajas de dicha deducción es que permite tanto al arrendador como al arrendatario eliminar el gasto correspondiente al suministro.

Seguros vinculados con el inmueble

Los seguros vinculados o asociados al inmueble también aplican como gastos deducibles. En esta categoría se pueden colocar, por ejemplo, un seguro de protección frente a incendios, un seguro que cubre la responsabilidad civil, entre otros. También se contemplan como un beneficio para arrendador y arrendatario.

Impuestos y gastos de comunidad

Los impuestos y gastos de comunidad, tales como tributos que asume el inmueble, la casa, el piso o la vivienda, también se pueden deducir al momento de presentar la declaración de la Renta. Con ello, tienes un elemento más a considerar cuando se trate de declarar a Hacienda sobre tus accidentes como arrendador de inmuebles o viviendas para uso turístico o vacacional.

Teniendo estos puntos presentes, podrás realizar tu actividad como arrendador sin tener problemas con Hacienda. Recuerda que, para deducir la mayor cantidad de gastos posibles, es importante que conserves la boleta, factura o documento probatorio correspondiente al gasto en cuestión. Mantener una buena imagen frente a Hacienda cuando hagas la declaración de Renta no solo te permitirá ofrecer tu servicio con transparencia, sino que podrás disfrutar de los beneficios del respaldo de plataformas seguras como Airbnb.

Deja una respuesta